Contrato de arrendamiento lleno

Contrato de arrendamiento lleno

Arrendamiento bruto

En un contrato de arrendamiento bruto con todos los servicios, el alquiler incluye el alquiler base y todos los gastos de funcionamiento, incluidos los servicios públicos y de conserjería. El arrendador utiliza los ingresos del alquiler para pagar todos los gastos y servicios del edificio, incluidos los impuestos sobre la propiedad, el seguro y el mantenimiento.
Una de las ventajas de este tipo de arrendamiento comercial es la comodidad que supone para el inquilino el pago de una sola mensualidad de alquiler y la posibilidad de hacer un presupuesto a largo plazo, frente a un alquiler neto, en el que los gastos de explotación pueden fluctuar más debido a un mantenimiento imprevisto, por ejemplo. El inquilino también puede centrarse en su negocio en lugar de tener que gestionar su parte del mantenimiento de la propiedad. Las estructuras de arrendamiento bruto de servicio completo se suelen utilizar en edificios de oficinas con varios inquilinos, donde la mayoría de los usos de los servicios públicos de los inquilinos son comparables. Los arrendamientos brutos de servicio completo son el tipo de arrendamiento comercial generalmente más favorecido por los inquilinos que los arrendamientos triples netos.
Sin embargo, es importante entender que los contratos de arrendamiento de servicios brutos completos no le protegen completamente de los aumentos imprevistos de los gastos de explotación. La mayoría de los contratos de arrendamiento de servicios brutos completos contienen un lenguaje que permite a los propietarios repercutir en sus inquilinos cualquier aumento de los gastos de explotación por encima del primer año del contrato. Los traspasos de gastos de explotación y los años de base son escollos comunes para los inquilinos y, por lo general, conducen a una desagradable sorpresa en el segundo año del contrato si no se abordan durante las negociaciones del mismo.

Arrendamiento de servicio completo frente a nnn

En un contrato de arrendamiento de servicio completo bruto, el alquiler incluye el alquiler base y todos los gastos de funcionamiento, incluidos los servicios públicos y de conserjería. El propietario utiliza los ingresos del alquiler para pagar todos los gastos y servicios del edificio, incluidos los impuestos sobre la propiedad, el seguro y el mantenimiento.
Una de las ventajas de este tipo de arrendamiento comercial es la comodidad que supone para el inquilino el pago de una sola mensualidad de alquiler y la posibilidad de hacer un presupuesto a largo plazo, frente a un alquiler neto, en el que los gastos de explotación pueden fluctuar más debido a un mantenimiento imprevisto, por ejemplo. El inquilino también puede centrarse en su negocio en lugar de tener que gestionar su parte del mantenimiento de la propiedad. Las estructuras de arrendamiento bruto de servicio completo se suelen utilizar en edificios de oficinas con varios inquilinos, donde la mayoría de los usos de los servicios públicos de los inquilinos son comparables. Los arrendamientos brutos de servicio completo son el tipo de arrendamiento comercial generalmente más favorecido por los inquilinos que los arrendamientos triples netos.
Sin embargo, es importante entender que los contratos de arrendamiento de servicios brutos completos no le protegen completamente de los aumentos imprevistos de los gastos de explotación. La mayoría de los contratos de arrendamiento de servicios brutos completos contienen un lenguaje que permite a los propietarios repercutir en sus inquilinos cualquier aumento de los gastos de explotación por encima del primer año del contrato. Los traspasos de gastos de explotación y los años de base son escollos comunes para los inquilinos y, por lo general, conducen a una desagradable sorpresa en el segundo año del contrato si no se abordan durante las negociaciones del mismo.

Arrendamiento de servicios completos

Existen tres tipos básicos de contratos de arrendamiento de inmuebles comerciales. Estos arrendamientos se organizan en torno a dos métodos de cálculo de la renta: “neto” y “bruto”. El contrato de arrendamiento bruto suele significar que el inquilino paga una suma global por el alquiler, con la que el propietario paga sus gastos. El contrato de alquiler neto tiene un alquiler base más pequeño, con otros gastos pagados por el inquilino. El arrendamiento bruto modificado es un matrimonio feliz entre ambos. Aunque las condiciones varían mucho de un edificio a otro, este resumen básico ayudará a las empresas a buscar el mejor acuerdo posible.
En un contrato de arrendamiento bruto, el alquiler está incluido. El propietario paga todos o la mayoría de los gastos asociados a la propiedad, incluidos los impuestos, el seguro y el mantenimiento, con los alquileres recibidos de los inquilinos. Los servicios públicos y de conserjería se incluyen en un solo pago de alquiler fácil de pagar por el inquilino.
Al negociar un contrato de alquiler bruto, el inquilino debe preguntar qué servicios de conserjería se ofrecen y con qué frecuencia. El exceso de consumo de servicios públicos por encima de las normas del edificio a veces se cobra al inquilino; por lo tanto, si el inquilino es un gran consumidor de electricidad, este punto también debe aclararse en el contrato. El inquilino paga su propio seguro de propiedad y sus impuestos.

Caballo de alquiler completo

Hay muchos aspectos vitales para navegar con éxito por los listados de inmuebles comerciales y encontrar el más adecuado para sus estrategias de inversión. Aparte del precio y las tasas de capitalización, un factor clave a tener en cuenta es el tipo de contrato de arrendamiento que puede estar ya en vigor en una propiedad (y que usted heredará como nuevo propietario). Los tipos de arrendamiento varían, y los detalles únicos de cada acuerdo también pueden ser muy diferentes de una propiedad a otra.
Como trabajamos para llevar a los compradores cualificados a los mejores listados para sus carteras, SIG asesora a los inversores sobre las condiciones de arrendamiento existentes (y que vienen con) la venta de una propiedad, y a menudo nos preguntan: “¿Cuál es la diferencia entre un arrendamiento bruto y un arrendamiento bruto modificado? ¿En qué se diferencian de un acuerdo triple neto?”.
Una comparación de estos diferentes tipos de arrendamiento puede ayudarle a entenderlos mejor individualmente y a saber cómo varían los términos entre los diferentes tipos de arrendamiento, por lo que hemos preparado comparaciones de arrendamiento bruto modificado frente a arrendamiento de servicio completo frente a arrendamiento triple neto para ayudarle a distinguir los tipos de arrendamiento y entender cuál se ajusta mejor a sus criterios de inversión.

Acerca del autor

admin

Ver todos los artículos