Mandato constituyente 8 ecuador

Mandato constituyente 8 ecuador

Artículo 71 de la constitución de ecuador

El Mandato Constituyente 13 fue una enmienda a la Constitución ecuatoriana aprobada por el gobierno de Ecuador en 2007. El propósito del mandato era incautar las propiedades del Grupo Isaías con el propósito declarado de reembolsar a los antiguos depositantes de Filanbanco SA, un banco que el gobierno ecuatoriano adquirió y que luego quebró durante la propiedad del gobierno[1].
El mandato 13 estaba dedicado exclusivamente a los negocios de los Isaías e incluye la declaración que la resolución administrativa utilizó para confiscar sus propiedades. Incluso contenía una cláusula en la que se advertía que cualquier juez o magistrado del Ecuador que fallara a favor de los hermanos Isaías sería destituido de su cargo y se expondría a ser procesado penalmente:[1]”… no está sujeto a acciones de protección de los derechos constitucionales ni a ninguna otra acción de carácter especial. Los jueces o magistrados que invoquen cualquier tipo de acción constitucional relacionada con esta resolución… deberán desestimarla bajo pena de destitución y sin perjuicio de la responsabilidad penal en que puedan incurrir.”

Constitución ecuatoriana 2008 pdf

Este artículo necesita citas adicionales para su verificación. Por favor, ayude a mejorar este artículo añadiendo citas de fuentes fiables. El material sin fuente puede ser cuestionado y eliminado.Buscar fuentes:  “Política de Ecuador” – noticias – periódicos – libros – erudito – JSTOR (junio de 2013) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla)
La política de Ecuador es multipartidista[1] El sistema de gobierno central es una democracia representativa unicameral y presidencialista elegida cada cuatro años. El Presidente de Ecuador es jefe de Estado y jefe del ejército en un sistema multipartidista, y dirige un gabinete con más poder ejecutivo. El poder legislativo no se limita a la Asamblea Nacional, ya que puede ser ejercido en menor medida por el ejecutivo, que consiste en que el Presidente convoque a un gabinete ejecutivo designado. Las leyes posteriores de la Asamblea Nacional son supremas sobre las órdenes ejecutivas cuando los legisladores han emitido suficientes votos. El poder judicial es independiente del ejecutivo y del legislativo. Ecuador también se considera una república constitucional[2].

Constitución de ecuador

Este artículo no cita ninguna fuente. Por favor, ayude a mejorar este artículo añadiendo citas de fuentes fiables. El material sin fuente puede ser cuestionado y eliminado.Buscar fuentes:  “Historia constitucional de Ecuador” – noticias – periódicos – libros – erudito – JSTOR (junio de 2019) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla)
La primera constitución de Ecuador como república se estableció en 1830, tras la independencia del país de la Gran Colombia. Ecuador ha tenido un total de veinte constituciones a lo largo de su historia, lo que puede considerarse como un síntoma de la inestabilidad crónica del país.
Tras varios años de crisis política, el gobierno de Rafael Correa, elegido en 2006 tras la destitución de Lucio Gutiérrez por el Congreso, propuso una nueva Carta Magna para el país con el objetivo de lograr la estabilidad y el desarrollo social. Esta constitución, aprobada en 2008, es el último episodio de la historia constitucional de Ecuador.
La Asamblea Constituyente para la primera Constitución de Ecuador se reunió el 14 de agosto y fue presidida por José Fernández Salvador. Su objetivo era la creación de la República de Ecuador, y Juan José Flores fue nombrado presidente provisional.

Derechos de la naturaleza ecuatoriana

Artículo 1. El Ecuador es un Estado constitucional de derechos y justicia, social, democrático, soberano, independiente, unitario, intercultural, plurinacional y laico. Se organiza en forma de república y se gobierna de manera descentralizada.
La soberanía reside en el pueblo, cuya voluntad es la base de toda autoridad, y se ejerce a través de órganos públicos que utilizan formas de gobierno de participación directa, tal como lo establece la Constitución.
El español es la lengua oficial de Ecuador; el español, el kichwa y el shuar son lenguas oficiales para la interculturalidad. Las demás lenguas ancestrales son de uso oficial por los pueblos indígenas en las zonas donde habitan y en los términos que establezca la ley. El Estado respetará y fomentará su preservación y uso.
1. Garantizar sin discriminación alguna la vigencia de los derechos establecidos en la Constitución y en los instrumentos internacionales, especialmente los derechos a la educación, salud, alimentación, seguridad social y agua para sus habitantes.

Acerca del autor

admin

Ver todos los artículos